dilluns, 3 de setembre de 2007

Postvacaciones

El síndrome postvacacional corresponde a una incapacidad para trabajar después de las vacaciones, y parece estar muy de moda últimamente. Tras las retenciones en las autopistas, huelgas y/o retrasos de aviones y trenes, pérdidas de equipaje y alguna que otra desgracia vacacional más no hay parte de noticias que no incluya el síndrome postvacacional entre los últimos días de agosto y los primeros de septiembre. No voy a entrar en si resulta qué sólo se hace vacaciones la última quincena de agosto para tratar estos temas sólo estos días, pero sí en el síndrome como tal: son un conjunto de síntomas como insomnio, ansiedad, tristeza, nauseas, etc. Dicen que le ocurre a un 35% de la población española y que la principal causa es el desajuste de horarios (otro día hablaremos de los horarios....), el cambio de ritmos y también de actividad social, unido a la vuelta a un entorno de demandas pero que no afecta igual a todo el mundo.

Eso es evidente, y como siempre, la percepción subjetiva personal de la vivencia de la vuelta al trabajo es el factor más importante. Y mientras los síntomas orgánicos y/o emocionales no afecten al correcto desarrollo de nuestras actividades tampoco hay que preocuparse.

Hay que tener en cuenta que existen muchas maneras de evitarlo, sobretodo entender que "el trabajo es salud", intentar vivirlo positivamente, no realizar periodos vacacionales demasiado largos, regresar unos pocos días antes de la vuelta al trabajo, intentar no empezar un lunes ( si el trabajo lo permite claro) y comunicarnos activamente con el resto de compañeros.

En cualquier caso, es un conjunto de síntomas que afectan más a aquellos insatisfechos o descontentos con su trabajo... como siempre estas cosas siempre parecen que pueden ser un poco "cuento", sólo uno mismo sabe lo que siente. Pero está claro que afrontar con optimismo y actitud positiva facilita las cosas.

Yo he afrontado mi primer día con actitud positiva, pero he tenido caravana donde nunca la hay, no he encontrado sitio para aparcar donde siempre lo hay, he querido pagar un parking con una tarjeta que ha sido absorbida por el cajero, en fin, los nervios del primer día han debido acompañarme!!


6 comentaris:

Mikel ha dit...

Collons , doncs no has començat gairebe el primer dia jejejeje

Sergi ha dit...

Tu tens el síndrome "Infrastructural" jajajaja, perque tot el què falla són les famoses infrastructures jajaja... Mira, ara m'ha sortit un comentari graciós, jejejeje

Salut i ànim!

Sylvie ha dit...

Sembla que avui ja ha anat millor!un dia d'experiencia... ja se sap!
i ja tens raó ja Sergi que fallen les infraestructures!

Ferran ha dit...

Deu n'hi do, començar així!!
Certament, que la teva feina t'agradi, que amb els companys hi tinguis bon rollo... tot això ajuda a portar la tornada amb dignitat. Però em sembla que amb l'edat cada cop valores més el temps per tu i els teus, més te n'adones que la feina, encara que t'agradi, és una obligació. I això no mola gens :(

Sylvie ha dit...

I tant Ferran!La veritat és que la feina d'abans m'agradava, els companys.. tot! però com ben dius valoro mes el temps per mi, pel nen q acabo de tenir, i la feina és una obligació i espero que amb el temps, em senti més segura i més tranquila!

Ferran ha dit...

Ei, hola! Malgrat l'últim post al Quina mandra... he obert un nou bloc: http://theberlinchronicles.blogspot.com
És que hi ha gent de la feina (la que acabo de deixar per un any) que llegeix el QM i no vull que em "segueixin" a Berlín. Per això he fet aquesta mena de "escapada" per la porta del darrera :-)
Ens continuem llegint!