dilluns, 1 d’octubre de 2007

En el mes de marzo ya escribí acerca la diferencia entre estar arrepentido y tener remordimientos (les remords et les regrets que diuen en frances), y aunque tenía muchas cosas en mente para comentar, creo que todas giran en torno a la culpa, muy relacionado con el post que escribí entonces pero desde luego nada que ver con lo que me ha hecho reflexionar al respecto. Y de todo lo que puede decirse sobre la culpa, sólo quería exponer cuatro ejemplos de la insana tendencia que ¿tenemos? en "echar la culpa a alguien", aunque sea finamente y con mano izquierda, pero me asombra la facilidad con la que se echan balones fuera.
Yendo a los balones, que si pierde un equipo (el que sea) culpa de la defensa, de los delanteros, del portero sobretodo pero si no del entrenador, raro será que alguien diga que lo podría haber hecho mejor. Siguiendo con el deporte, está ya claro que Alonso no ganará su tercer mundial pero asume él algo de culpa? nooo, toda de la escudería,ojo, que no digo que no la tenga, pero no podría él haber actuado diferente?. Cualquier accidente que se tenga, la cuestión no radica en como evitarlo, sino en buscar al culpable, y pienso ahora en los de circulación: claro que como conductores debemos llevar casco, cinturón, respetar límites, etc pero qué culpa asumen los responsables de mantener en buen estado las carreteras y su señalización?
Pero es que da igual el ámbito, los padres echan la culpa a los profesores y viceversa y si hablamos de política............. que si esto Madrid, que si esto se ha traspasado, que en fin, la cuestión es aparecer limpios de culpa.
Debe ser que la naturaleza nos empuja a ser así, que los niños enseguida aprenden a decir "yo no he sido" pero el colmo lo he vivido hoy a nivel personal. Primer día en una oficina que al verme han pensado que iba a auditarles, cuando era sólo "la nueva". Pero claro, no estaban avisados y aunque lo hemos pagado todos no ha sido culpa de nadie. En toda culpa hay algo de error, y en general es difícil reconocer que nos hemos equivocado, y aunque soy consciente que he mezclado demasiados temas, también sé que todos tienen el mismo denominador común y raro y de admirar es quien entona un mea culpa( y busca soluciones claro).

5 comentaris:

Mikel ha dit...

jo sempre dic que qui no fa res no s´equivoca , per tant l´error forma part de la vida i de l´aprenentatge!

Josep Mª ha dit...

Había un predicador que decía: es más fácil contentar que exigir. Y precisamente explicaba cómo un lider político se hundió porque en sus mítines , muy honesto él, se deicaba a explicart a la gente que antes que reclamar derechos, había que cumplir con los deberes y oblñigaciones... Y al final se quedó solo y aburrido. La sociedad es así de injusta e hipócrita.

Anònim ha dit...

De los errores se aprende, pero solo el hombre tropieza dos veces con la misma piedra, y tres y cuatro....

Ferran ha dit...

Sílvia, quanta raó tens! La impossibilitat de reconèixer la culpa neix del sentiment d'inferioritat. Si reconec que m'he equivocat, descobreixo la meva vulnerabilitat. Com si no fos obvi que tots som vulnerables, com si no fos evident que tots ens equivoquem!
PS: No sóc psicòleg; és una opinió d'aficionat :-)

Sylvie ha dit...

Aficionats (jejeje) quanta raó tenim eh! es cert que qui no fa res no s'equivoca, però assumir-ho de tant en tant és molt sa!